Carta para mi Moutoncita : mi tesoro tienes un súper papá.

Un homenaje de Moutoncitos para todos esos super hombres.

carta papa utilise

En unos días, el papá de mi niña recibirá su regalo del día del padre : una tarjeta hecha en papel y cartón. Sin duda, este regalo lo hará el más feliz de los hombres.

Ahora que soy mamá, reconozco aún más la importancia de tener a nuestro lado a un compañero y a un padre íntegro y responsable. Y me considero muy afortunada, ya que tengo a mi lado a un hombre que me respeta y me acepta con todos mis defectos y locuras, pero él me empuja a ser una mejor persona, y siento que puedo compartir con él mis miedos, celebramos juntos nuestros triunfos y nos apoyarnos mutuamente en nuestras caídas. Por supuesto, hemos vivido tiempos difíciles como pareja, pero a pesar de nuestras diferencias, su prioridad ha sido siempre nuestro bienestar y el respeto mutuo.

Muchas de mis amigas y amigos latinoamericanos crecieron sin la presencia de su padre o con una presencia únicamente financiera. Trato de no juzgar, ya que cada persona tiene su propia historia y sus razones.  Pero es cierto que la presencia de un padre comprometido marca a un niño positivamente toda su vida. En mi caso, crecí sin mi mamá, pero tuve la fortuna de contar con un “súper papá”. Soy incapaz de imaginar cómo fue para él, ser hombre a los 35 años y encontrarse solo educando a un bebé. Mi papá abandonó muchas cosas por cuidarme, educarme y por sacarme adelante. Seguramente, es por su ejemplo, que me parece primordial transmitir y enseñarles a nuestros niños y niñas la importancia del compromiso, el respeto de las diferencias y el sentido de la responsabilidad. Pensando en esto, en mi papá y en el padre de mi Moutoncita, hoy le escribo a mi niña.

¡Por medio de este pequeño escrito en Moutoncitos celebramos que existen los súper papás!


Mi dulce primavera, eres demasiado pequeña para darte cuenta de esto mi bebé, pero tienes, lo que se llama un “súper papá”. Escucharás muy a menudo hablar sobre las “súper mamás”, pero muy poco de estos hombres geniales que se ocupan tan bien de sus niños como lo haría una mamá. Tienes suerte mi bebé, tienes uno en la casa.

Todo comenzó desde “nuestro” embarazo, ya que fue un embarazo compartido en el cual, él mostraba su extraordinaria implicación en esta nueva aventura. Fuerte, pero compasivo cuando yo atravesé tantas dificultades durante el embarazo. Siempre al cuidado de nosotras, pendiente de mis antojos y de mi llanto, solidario cuando yo no podía tomarme esa copa de vino, que él también rechazaba. Comprensivo y paciente con mis bruscos cambios de humor. Había tal conexión entre ustedes que te acomodabas cerca de sus manos cuando él las ponía sobre mí vientre.  Durante el parto, me cantaba y retenía la respiración al mismo tiempo que yo. Fueron momentos muy duros pero siempre senti que él estuvo con nosotras. Luego, a partir del momento en el que fuimos tres, no te soltó nunca más. Durmiendo al lado de nosotras en la sala de maternidad, levantándose por la noche para arrullarte, calmarte y alimentarte. Él te bañó por primera vez ya que el miedo, el cansancio y mi estado físico me lo impedían. De regreso a casa, continuó ocupándose de ti tanto como podía, levantándose por la noche cuando yo necesitaba recobrar fuerzas, caminando horas contigo en brazos para tratar de apaciguar tus crisis de cólicos. Le gusta tanto ocuparse de ti, jugar contigo, verte crecer, cocinar para ti.

Hoy mi niña, has crecido, sigues creciendo y tu papá sigue asombrándome. Pasa largos momentos jugando contigo, revisando tus tareas, recogiendo contigo tus juguetes. Por la tarde, cuando vuelve de trabajar, tu cara se ilumina tan pronto como él aparece en la puerta. Papá, besos, tareas, cena, baño, historia, y a dormir, el rito entre ustedes está establecido.

Mi bebé, estas aún pequeña para darte cuenta, pero te lo digo: tienes un “súper” papá. Que también es mi esposo, mi amigo, mi cómplice de locuras, mi confidente y el mejor papá y compañero que podría haber elegido.

Creces muy rapido mi bébe! (4)

Él no es perfecto. Como yo, él se ha equivocado muchas veces, pero es que el ser esposo y padre no es una ciencia exacta. Él no era el más guapo de mis pretendientes, nunca me compró costosos regalos, pero durante el tiempo en el que fuimos amigos y después novios, vivimos momentos difíciles y en más de una ocasión confirmé que era un hombre de bien, un hombre íntegro. Pude sentir que él sería un muy buen esposo y un muy buen padre.

Algún día, tú mi niña, tendrás que escoger el hombre que estará a tu lado ¿Qué consejos te puedo dar para esta decisión? Recuerda lo que hacía papá por ti y por mí. Recuerda cómo reaccionaba en los momentos difíciles.  Recuerda que el ser hombre no es cuestión de músculos, ni de dinero, ni de belleza o de marca de carro, sino de alma, integridad, bondad y amor.

 El día en el que debas elegir a un papá para tu bebé, toma como ejemplo sobre todo el que tienes. Porque él forma parte de esta élite paternal que haría todo por su familia y esto, créeme, es muy importante. 

Tú mi niña, tienes suerte, ya que actualmente, son cada vez más los “súper” papás como el tuyo y espero que en tu generación serán aún más. Aquellos hombres fuertes y responsables que no dejan a su amada arreglárselas sola con el bebé y que les parece normal, y les gusta, hacerse cargo de él, que cocinan, lavan y limpian sin pena.

Mi bebé, hoy por medio de este escrito, le doy gracias y felicito a tu papá y a todos los “súper” hombres que piensan que el bienestar de su familia está por encima de sus pequeños placeres personales ¡Feliz día del padre a todos los súper papás!

Con ♥ desde Francia.

 

Capture d_écran 2017-04-19 à 10.55.19 PM